El Diario de la Procrastinación empezó en octubre de 2018. Por ese entonces lo definí como “un cuaderno de apuntes sobre la vida cotidiana, un disparador de temas de la realidad y una mirada sobre los consumos culturales actuales. Y, sobre todo, un ejercicio terapéutico para combatir la procrastinación”.

Desde octubre de 2020 empecé a escribirlo acá, en Substack, como parte de una renovación que viene a discutir aquella idea inicial.

Sigue la esencia (un ejercicio de escritura contra la procrastinación) pero vamos a ir probando algunas otras ideas.

Soy Diego Geddes, bienvenidos al Diario de la Procrastinación.